Desmontando mitos de los vuelos en globo

Desmontando mitos de los vuelos en globo

Ahora en verano con el buen tiempo solemos hacer muchas más actividades al aire libre y turísticas. Entre ellas, quizás una que  no podamos olvidar fácilmente está la de ver el panorama desde un globo Madrid.

Es una actividad muy divertida pero que a muchos suele echar para atrás por ciertos mitos o verdades a medias (más bien desconocimiento). Es cierto  que el vuelo en un globo aerostático puede resultar impredecible en ciertos casos, pero en la mayoría de ocasiones es una actividad totalmente controlada.

Por ello hemos pensado en hacer una lista de los mitos o falsas  verdades acerca de los vuelos y que seguramente respondan las preguntas de muchos que todavía no se han atrevido a volar pero sienten el “gusanillo”.

1. Volar en globo es algo peligroso

Al igual que otras disciplinas de la aerostación puede tener sus riesgos asociados a las condiciones en las que se realice el  vuelo. Pero si contratamos una actividad con la empresa de viajes en globo lo primero que tendremos claro es que su principal prioridad es nuestra seguridad.

Siempre se vuela teniendo en cuenta que el estado del globo está en perfectas condiciones (se realiza un chequeo antes de  cada vuelo de la tela envolvente, de la canastilla, del quemador principal…), las condiciones climatológicas (con vientos menores a los 25 km/h, sin lluvias niebla densa o tormentas) y el peso total del viaje.

2. Si padezco de vértigo no podré viajar

Al contrario de lo que podamos imaginar un viaje en globo suele ser una actividad tranquila y pacífica en la que nos sentiremos totalmente seguros. Normalmente el vértigo suele aparecer en situaciones en las que nuestros pies están unidos  al suelo, así que cuando el globo empiece a despegar este desaparecerá completamente.

3. A tanta altura seguro que hace mucho frío

Lo verdaderamente curioso es que mucha más gente siente frío en tierra y volando no, parece contradictorio porque pensamos que a mayor altura mayor frío pero piensa que el globo no subirá tan alto para que desciendan tanto las temperaturas como para que necesites un abrigo.

Además de que el quemador de los globos aerostáticos desprenderá calor haciendo que el frío pase desapercibido. Por  lo tanto puedes llevar la misma ropa con la que te vistes (si es verano camisetas y si ya refresca o es primavera los abrigos que uses a ras de suelo).

4. El piloto es el que dirige  el globo

Normalmente cuando contratamos un paseo en globo lo hacemos con un tipo especial de globo aerostático, el no dirigible. En este caso en concreto el piloto solamente hará dos  cosas, mantener la altura correcta y seguir la dirección del viento.

5. Podremos elegir el punto en el que queremos aterrizar

Quizás sea uno de los datos más curiosos de los viajes en globo Madrid, y es que es imposible determinar en qué punto aterrizará nuestro globo. Lo que sí que podemos  hacer es visualizar una zona que esté despejada y elegir el momento.

6. Mejor no llevar a niños

Existe un rango de edad recomendado que ronda de los 4 a los seis años de edad en el que no existirá problema alguno, de hecho los pequeños serán los que más disfruten el vuelo.

7. En vuelos grupales no hay suficiente espacio para estar cómodo en la canastilla

Las canastillas se fabrican de acuerdo  al tamaño del globo y se adaptan en función del peso que puede soportar este en cada vuelo. De promedio las canastillas tendrán una capacidad para 12 personas y estarán seccionadas en compartimentos de unos  3 pasajeros para que estos resulten lo más cómodos posibles.

8. Sólo podremos viajar en ciertas épocas del año

Es cierto que en determinadas épocas la inestabilidad del tiempo hará preferible no viajar, pero si estas condiciones lo permiten podremos volar durante todo el año de forma  segura.

9. Los globos aerostáticos, ¿vuelan?…

Lo más adecuado sería decir que flotan, ya que el aire que se encuentra dentro del envolvente tiene gases de menos densidad que los de la  atmósfera por lo que automáticamente el globo se suspende.