¿Cómo es la iluminación y arquitectura nórdica?

La vida nórdica está siendo, gracias a IKEA, una tendencia durante años. Si estás pensando en amueblar tu casa o apartamento a un estilo “típicamente escandinavo», no sólo debes tener en cuenta las condiciones en las que viven la mayoría de los escandinavos la mayor parte del año, sino también el hecho de que los veranos son cortos, mientras que los inviernos son largos, fríos y oscuros.

Búsqueda de la luz

Escandinavia está expuesta a la nieve y la oscuridad durante un período considerable de tiempo durante el año. Las noches largas y las noches polares hacen que el anhelo de luz y luminosidad sean muy normales. El corto verano se disfruta al máximo, siempre que sea posible en la naturaleza. Si los meses fríos se anuncian de nuevo con las primeras puestas de sol, se cierran cortinas apretadas frente a las ventanas y la parte divertida de la vida cotidiana se traslada a la casa.

Cuando llega el invierno, la vida se hace en los interiores de las casas, y numerosas fuentes de luz proporcionan una iluminación acogedora, característica de las lámparas de estilo nórdico. Los colores claros o vivos son imprescindibles para el interiorismo escandinavo, que prefiere trabajar con materiales locales y tomar prestadas las formas de la naturaleza circundante.

Las paredes son de color blanco o pastel. Alternativamente, dependiendo del estilo del mobiliario, las paredes blancas se vuelven modernas y contrastan con una pared de un color fuerte. Otra variante son las paredes revestidas de madera, cuyo tono miel crea un ambiente natural y acogedor. Estas paredes de madera recuerdan a la casa de verano o cabaña del bosque finlandés, y por lo tanto a la época alegre del año.

Características arquitectónicas del estilo nórdico

Gran parte de Escandinavia está poco poblada, y no hay ciudades en general. La gente vive en estrecho contacto con la naturaleza. Esta cercanía a la naturaleza se refleja en todas partes en la arquitectura escandinava original y el diseño de interiores y es también la razón principal por la que el estilo de vida escandinavo combina perfectamente con el Feng Shui.

  • Materiales de construcción naturales, mucha madera desde el suelo hasta el techo
  • Muchas veces utilizan casas de troncos o construcción de paneles de madera.
  • Casas bajas con techo apuntado y sin sótano.
  • Terraza de madera o balcón grande.
  • Espacios habitables abiertos: espaciosos y luminosos.
  • La arquitectura escandinava sigue siendo funcional y sencilla
  • Habitación para un sauna en la casa.
  • La eficiencia energética desempeña un papel importante

Un negocio de clases particulares

Todos sabemos que los recortes han llegado hasta la sanidad y la educación por mucho que nos pese, nos damos cuenta como cada día son más los profesores que deben lidiar con un montón de niños sin que al ministerio le dé la gana meter a más gente experimentada que los ayude con esta gran labor. De un tiempo a esta parte nos encontramos con un montón de profesores trabajando en McDonald’s y de colegios que claramente necesitan ayuda y que nadie se la da. Entre tanto todos esos profesores que nos vemos tirados en la cuneta y que no tenemos los recursos para irnos a otro país, no nos queda otra que buscarnos la vida y buscar la manera de poder ejercer de lo que queremos y nos gusta solo que sin estar en un centro escolar. Lo que está llevando a un mayor fracaso de los alumnos es sin duda la falta de profesorado, por ello es que tantas madres deben optar por llevar a sus hijos a clases extraescolares si de verdad lo que quieren es que saquen el curso por lo menos con una nota decente.

A sí que los parados en eso nos escudamos en que los niños necesitan un refuerzo con el que motivarse no suspender. En este aspecto me vino una buena idea a la cabeza y fue la de abrir un sitio en el que los niños pudieran venir a trabajar después de sus clases, un sitio asequible para las familias y donde terminarían de afianzar lo que en clase habían aprendido. Me puse manos a la obra, compré todo lo que necesitaba para poder dar una enseñanza clara, unos pupitres amplios en los que pudieran hacer los deberes sin problema, material escolar por si alguno se presentaba sin él, y por supuesto un surtido de pizarras blancas baratas con las que poder enseñar y desglosar cada una de las dudas que los alumnos tuvieran. En definitiva lo que intenté hacer fue dejar un local que fue un almacén en un centro de estudios para cualquiera que estuviera interesado, en principio la inversión fue grande ya que tuve que comprar hasta destructores de papel para mantener el orden en las aulas, pero la satisfacción de estar trabajando a diario y en lo que me gusta sin duda ha merecido la pena, espero que dure y que pueda seguir enseñando todo lo que sé.